Travesía del consumo multimedia en casa. El VHS, el CD, el DVD y el blu ray 3d

El entretenimiento en casa es un concepto que lleva varias décadas anclada a la idea de consumo de contenido por parte de los usuarios; desde la creación del VHS durante la década del 70, el contenido multimedia se vendía para su consumo en casa, algo que produjo una completa revolución en el sector pues se estaba acostumbrado a ver la televisión en la hora en la que pasaban la programación deseada.

La sensación de control de lo que se podía ver, fue el inicio de la era de consumo de contenido a demanda, y han sido la simiente de los futuros DVD, los Blu Ray y los más recientes blu ray 3d.

El VHS es un medio de almacenamiento analógico comercializado desde 1976, que compitió y ganó la supremacía del consumo de audiovisuales en casa; se trata de un cartucho de cinta magnética que almacenaba la información del video para ser reproducida por un dispositivo especializado en el hogar en el momento que se requiriera.

El VHS es en sí mismo un producto que no era fabricado por una empresa particular sino que consistía en un estándar que era licenciado a muchos fabricantes, para que desarrollarán y comercializarán, pagando royalties por él.

Previo al VHS, el contenido multimedia se consumía de manera exclusiva mediante la televisión, a partir de un modelo que permanece casi intacto hasta hoy; los usuarios veían la programación en función de lo que la cadena de televisión decidía, en base al mismo comportamiento de los televidentes y en lo que parecía ser la tendencia del momento.

Los usuarios eran quienes se adaptaban, quienes tenían que sintonizar un programa en particular cuando éste era transmitido, sin opción a retrasmisión, por lo que el canal de televisión era quien dirigía a sus consumidores.

Alcances del VHS

Lo que el VHS logró fue cambiar este paradigma radicalmente; primeramente dieron la probabilidad para ser un medio de difusión de contenido que podía verse cuántas veces se quisiera, y en segundo lugar, ofrecieron la probabilidad de grabar información que era trasmitida al televisor, por lo que un usuario podía tener el control enteramente de lo que veía sin importar las ‘reglas’ de la televisión.

Indiferentemente de la hora en la que se trasmitiera el contenido de interés, el usuario podía programar su grabación para posteriormente ver el contenido sin apuros y con comodidad. Esto fue algo especialmente valioso para la época.

Esto creó toda una revolución en cuanto al consumo, pues los usuarios verdaderamente entendieron la ventaja que suponía el control del momento y lo que veían en sus televisores; las productoras de series de TV, de novelas y de películas, vieron también un potencial de mercado e iniciaron la venta de su contenido en VHS para aprovechar este ‘Hipe’ que como se ha explicado ya, resultó en una revolución y consecuentemente en un estilo de consumo que no ha terminado de desplazar a la TV en más de 30 años, pero que por sí misma supone todo un estilo de consumo de contenido.

Lógicamente, no es mediante el VHS, sino mediante tecnologías más recientes, pues aunque aún hay comercio de cartuchos de este tipo, puede considerarse como una tecnología descontinuada. Sus sustitutos posteriores fueron los aún conocidos pero casi (también) descontinuados CDs, que podían albergar en promedio el mismo tiempo de reproducción de los VHS pero con mejor calidad gracias al uso de datos en digital.

El auge de los CD

Los CDs además permitían almacenar información y otras formas de contenido como música y fotografías y con la presencia de los ordenadores, el uso de este medio fue marcadamente diverso.

El CD fue la simiente del sucesor DVD, que era un medio de almacenamiento que multiplicada casi por 7 la capacidad de almacenamiento; con él se desarrollaron nuevos estándares de calidad el contenido consumido mediante este medio, subió un nivel.

La industria relacionada se mantuvo esencialmente igual hasta la irrupción de un nuevo estándar que es el del Blu Ray. Blu Ray es acrónimo de Blue Ray que significa rayo azul y hace alusión al cambio en la frecuencia del láser de lectura de los discos, que ahora era de un ancho de banda más corto y más exacto y combinado con mejores materiales de fabricación, se logró un medio de almacenamiento que fue entre 5 y 10 veces más capaz que el DVD.

El aumento en la capacidad de almacenamiento junto a un salto en la forma y en la calidad en la que consumimos contenido multimedia aunque ahora se usan discos duros, abrió la posibilidad de poder ver en casa contenido en altísima resolución, y gracias a las tecnologías actuales, fue posible incluir el contenido 3D, como es el caso de la opción blu ray 3d, que mediante un televisor compatible, permite ver películas y series en 3D desde la comodidad del hogar.

Los blu ray 3d no son diferentes a los Blu Ray descritos en párrafos anteriores, sino que más bien alberga contenido de esta índole. Los blu ray 3d almacenan video en 3D que requieren un televisor compatible para poder visualizarse, que dependiendo de la tecnología, podría requerir unos lentes especiales por parte del consumidor

En general los blu ray 3d tienen un indicador en su paquete y puede reproducirse en cualquier lector de Blu Ray del mercado. Encarando al futuro tecnológico, es innegable que todo inclinara hacia el internet de las cosas y la visualización del contenido online, que de hecho ya cuenta con facilitadores como Netflix.

¿Qué deparará el futuro del Blu Ray ante esta nueva tendencia?

Puede hablarse de 2 respuestas en este sentido, cada una refiriendo al corto y al largo plazo; en el corto plazo, el Blu Ray seguirá presente, pues la penetración tecnológica no es uniforme a nivel mundial y el Blu Ray es una alternativa fantástica para visualizar contenido de alta calidad en lugares sin acceso a internet de forma privada o con acceso muy limitado a él. En el largo plazo, quizá exista una tendencia a su desaparición y no frente a una tecnología de almacenamiento superior como ha ocurrido anteriormente, sino por el logro de un mundo enteramente conectado.

mazoni